top of page
  • Foto del escritorPaís Seguro

[Emol] ¿Por qué no funciona Estadio Seguro? Los flancos débiles y potenciales cursos de acción

Especialistas revisan el desempeño de esta iniciativa desde sus inicios, e identifican las áreas más frágiles que han hecho que su objetivo de seguridad no cumpla con lo esperado.

Desde su creación en 2011, el Departamento Estadio Seguro (Ministerio del Interior y Seguridad Pública), que tiene por objetivo la implementación de la ley 19.327 de derechos y deberes en los espectáculos de fútbol profesional, ha sido objeto de críticas debido a su incapacidad de controlar y resguardar la seguridad en los estadios. El ejemplo más reciente ocurrió este fin de semana, tras la suspensión del partido disputado entre Universidad de Chile y Universidad Católica, que estuvo marcado por la violencia protagonizada por las barras y la detención de 22 personas.

Al minuto 32’ del duelo, una serie de petardos, fuegos artificiales y bombas de ruido cayeron al césped del estadio Ester Roa Rebolledo (Concepción), e incluso, algunos de los proyectiles impactaron cerca del cuarto árbitro del encuentro, Diego Flores, lo que llevó al juez principal, Francisco Gilabert, a suspender el partido.

Dentro de los detenidos por los incidentes se encontraba el gendarme Gerald Miranda, quien fue arrestado tras ser indicado como responsable de la entrega de bengalas a terceros. Sin embargo, los 22 aprehendidos quedaron en libertad, pero con firma mensual y la prohibición de ingresar a los estadios mientras se lleva a cabo la investigación, cuyo periodo quedó establecido en seis meses.

Estadio Seguro contempla la coordinación de las tareas del fútbol profesional, a través de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP); el rol de autorización y reglas de funcionamiento de cada uno de los partidos, a través de las Delegaciones Presidenciales Regionales y Provinciales; y la labor de Carabineros de Chile, en materia de asesoría de la autoridad política y gestión de la prevención, seguridad y orden público en el deporte.

“La institucionalidad de estadios seguros no ha estado a la altura de las circunstancias desde su creación para poder eliminar y erradicar a esos mal llamados hinchas del fútbol de estos espectáculos deportivos. Seguimos y siguen existiendo hechos de violencia grave y delincuencia al interior de los estadios de fútbol”, expresa el diputado y miembro de la Comisión de Deporte y Recreación de la Cámara, Jorge Guzmán (Subjefe de bancada de Evópoli).

La seguridad de los recintos deportivos y el rol de Estadio Seguro

Francisco Manzano, director de la Fundación País Seguro, -entidad vela por la discusión de materias de seguridad, con especial énfasis en los gobiernos locales y políticas públicas relativas a la seguridad- señala que desde su creación, el Plan Estadio Seguro ha tenido nulos resultados positivos, alejando a las familias del futbol y no haciéndose cargo de la “experiencia estadio”.

A pesar de las diversas administraciones que han pasado, el experto indica que ningún Gobierno ha podido solucionar realmente el problema de la violencia en los estadios y que, en muchas ocasiones, se han implementado acciones que carecen de lógica.

Los clubes como organizadores de estos eventos son responsables de la seguridad, y no han avanzado en esta materia, quedando muy al debe de la seguridad en los espectáculos, donde no existe una real fiscalización en el control de acceso de los estadios para cumplir con las órdenes de alejamiento y el derecho de admisión”, afirma Manzano

Gonzalo Bossart, abogado especialista en derecho deportivo y árbitro del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), explica que tanto la Ley como el reglamento que establece los Derechos y Deberes de los Espectáculos de Fútbol Profesional, son “mezquinos” con Estadio Seguro, asegurando que ni siquiera lo mencionan.

En esa línea, el especialista detalla que los cuerpos legales radican todas las facultades de ejecución de éstas en las intendencias (delegaciones presidenciales), restándole poder y razón de ser a Estadio Seguro, quien pasa a ser únicamente un coordinador, carente de todo poder de decisión.

“Creemos que, así como está redactada la normativa en cuestión, Estadio Seguro más bien no juega ningún rol de relevancia en cuanto a lo que podríamos decir es colaborar en la solución del problema. La experiencia comparada, en especial la británica, nos dice que debemos tener un organismo central, que cuente con los especialistas y las facultades, no solo de coordinación, sino que de decisión, que permita generar las condiciones apropiadas para el desarrollo de eventos libres de violencia y de calidad”, señala Bossart.

Francisco Manzano enfatiza en que el enfoque de sanciones asociadas a casos de violencia no ha terminado con esta, por lo que sostiene que es necesario un foco de prevención de los delitos a través de un plan integral que incorpore a todos los actores del deporte, como las instituciones, funcionarios, deportistas, hinchas, hasta medios de comunicación.

Principales falencias y posibles soluciones al problema

Manzano indica que existen diversas obligaciones que no se han cumplido en su totalidad, permitiendo el acceso de hinchas a los estadios a pesar de tener prohibición de ingreso, guardias con nula preparación, medios de grabación bajo los estándares calidad para la identificación de asistentes, entre otros.

Debemos redefinir las reglas entre el mundo público y los privados que permitan desarrollar actividades lucrativas con beneficios para privados, de una mejor forma, donde se cumplan los deberes de los organizadores. Para tener una solución real, se debe tomar esta problemática seriamente, con una estructura e institución muchísimo más robusta, a través de una subsecretaría o superintendencia de seguridad privada que regule el mercado en esta materia”, añade el director de la Fundación País Seguro.

Gonzalo Bossart señala que, para que la normativa cumpla con los fines que se propone, debe incorporar mayores grados de responsabilidad, tanto para los organizadores directos como indirectos, como clubes y federaciones. Y agrega que, en materia de orden público, la ley debe regular la entrega de apoyo policial, de manera proporcional, teniendo en cuenta la categoría del espectáculo de que se trate, conforme a criterios objetivos.


Fuente : EMOL

16 visualizaciones

Comentarios


bottom of page